Comparte esta historia:

Hoy tenemos la oportunidad de entrevistar a Javier Moreno, una persona que se define como normal, entusiasta, honesta, afortunado de haber podido desarrollar una carrera rodeado de grandes profesionales, tanto mujeres como hombres, que le han dignificado tanto desde el punto de vista personal como profesional. Javier es un hombre que cree firmemente que todos tenemos la obligación de devolver a la sociedad, al menos, parte de los beneficios que nos ha dado. Javier es Consejero independiente de Banco Pichincha España, S.A., Presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento, y además socio y mentor del programa consejer@s de EJE&CON.

 

PROFESIONALES

Pregunta: Buenos días, para conocernos un poco ¿cómo te presentarías profesional y personalmente?

Javier Moreno. Como un abogado reconvertido a financiero con treinta y cinco años de experiencia en el sector, que ha tenido la gran fortuna de haber podido prestar servicios en grandes empresas del sector bancario, consultoría financiera, tecnología y reestructuración bancaria, con muchas ganas de seguir aprendiendo y contribuyendo a la mejora de la solidez, solvencia y sostenibilidad de las entidades, para que puedan generar valor para la sociedad.

En el terreno personal, también he tenido la inmensa suerte de contar con una familia, formada por mi mujer y mis dos hijos, niño y niña, personas íntegras y con sólidos valores, que me han apoyado siempre en mis proyectos y de los que aprendo día a día. Creo que es importante no perder nunca la inquietud por mantenerse siempre al día. No quisiera olvidarme de mis padres, que me enseñaron, con su ejemplo, a actuar siempre con integridad y pensando en los demás.

En cuanto a mis aficiones, destacaría la música y las artes escénicas. También practico deporte con regularidad. Para completar mis aficiones, exploto un pequeño negocio agrícola familiar.

 

PCuéntanos la posición que ocupas actualmente. ¿Cuáles son tus principales responsabilidades?

J.M. Desde junio de 2017, soy consejero independiente de Banco Pichincha España, entidad financiera española filial de Banco Pichincha CA, que es el primer grupo financiero de Ecuador.

Además de formar parte del Consejo de Administración de la entidad, soy presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento, a quien reportan directamente el área de Auditoría Interna y el área de Legal y Cumplimiento Normativo del Banco. También soy miembro de la Comisión de Riesgos.

 

P¿Cuáles piensas que han sido los logros profesionales que te han traído hasta tu “yo actual”? ¿De qué te sientes especialmente orgulloso?

J.M. He desempeñado responsabilidades diversas en grandes compañías, todas ellas muy enriquecedoras tanto profesional como personalmente. Pero si tuviera que elegir una etapa de la que me sintiera especialmente orgulloso, elegiría mi participación en la reestructuración del sistema financiero español. Para un profesional que ha trabajado toda su vida en el sector financiero es muy satisfactorio haber podido participar directamente en la reordenación del sistema financiero español y contribuido a solucionar la grave situación en la que se encontraba. Participé en los procesos de reestructuración y venta de dos grupos de antiguas cajas de ahorro, uno catalán y otro gallego, como representante del FROB en los órganos de administración de las entidades. Fue una etapa dura, pero muy gratificante.

También me gustaría mencionar la etapa actual como consejero independiente de Banco Pichincha España en la que, con mucha ilusión y rodeado de un excelente equipo humano, estoy participando en la mejora del gobierno corporativo, el control interno y la puesta en marcha y seguimiento del Plan Estratégico de la entidad, que incluye importantes objetivos de crecimiento del negocio y de mejora de su rentabilidad.

 

ENGAGEMEN

PDada tu posición actual, ¿cuáles crees que son las características que ha de tener un verdadero líder?

J.M. Creo que existen muchas características que deben estar presentes para ejercer un liderazgo efectivo, como pueden ser el sentido común, el carisma, la empatía, la visión, las dotes de comunicación, el saber rodearte de personas en las que puedas delegar, el compromiso, la credibilidad. Pero creo que hay dos especialmente importantes. Una de ellas ya la he mencionado anteriormente en esta misma entrevista: la integridad, los valores. Un verdadero líder tiene que ser íntegro, honesto, predicar con el ejemplo, ser respetuoso con su equipo. La otra característica que considero importante es saber transmitir energía positiva, entusiasmo, pasión por lo que se hace, generar confianza en el equipo, nunca desfallecer. Que el equipo sepa que siempre puede contar contigo, incluso en las situaciones más desfavorables. Y esto no es fácil porque siempre hay momentos de crisis que tienes que saber gestionar de la mejor manera posible.

 

P¿Quiénes han sido para ti las personas que más te han inspirado en tu carrera?, ¿Tienes ejemplos de ambos géneros? ¿Qué te han aportado?

J.M. Durante mi carrera profesional me he encontrado, como no podría ser de otra manera, con todo tipo de personas. Afortunadamente, en ninguna de las organizaciones para las que he trabajado ha habido nunca discriminación por razón de género. Ninguna mujer ha tenido menos derechos ni menos salario que los hombres por el hecho de serlo. Tampoco menos obligaciones. He trabajado en mis equipos con mujeres y con hombres, con preparación similar e igualmente productivos. Siempre han tenido las mismas oportunidades de desarrollo y de carrera. Entiendo que esa situación no ha sido la habitual en otras organizaciones, pero mi experiencia personal es esa.

Contestando específicamente a la pregunta, he aprendido de todas y cada una de las personas con las que me he relacionado en mi carrera profesional, sin distinción de género, y, afortunadamente, sigo haciéndolo. Si tuviera que elegir a una persona en concreto como inspiradora, elegiría al que fue mi primer jefe en PricewaterhouseCoopers, ya fallecido, que confió en mí y supo sacar lo mejor de mí mismo. Aprendí de él a ser constante y no desfallecer y a dar importancia a lo realmente importante. También mencionaría a mi primer jefe en Banco Santander, del que aprendí las bases de lo que después sería mi larga carrera en el mundo financiero. También la importancia que tiene, junto con el talento, el esfuerzo, la dedicación y el compromiso como modo de lograr los objetivos.

 

PSi hablamos de futuro, ¿cómo ves el papel de las mujeres en la alta dirección?, ¿y en los órganos de gobierno?

J.M. Creo que la mujer tendrá un papel cada vez más relevante en la alta dirección de las entidades. Pienso que ha habido un avance importante en los últimos años y cada vez hay más mujeres en los comités de dirección de las entidades, aunque hay que seguir avanzando en este asunto. En lo que se refiere a los órganos de gobierno, todavía hay que trabajar mucho en la inclusión de la mujer en los consejos de administración. Creo que es muy necesario incrementar el número de mujeres en los órganos de gobierno y trabajar en incorporar la diversidad en ellos, no solo de género, sino también de perfiles profesionales diversos y de edad.

 

P ¿Qué piensas que se debe hacer y qué no se debe hacer para que el talento sea reconocido con independencia del género?

J.M. Se debe valorar a la persona en función de sus aptitudes, habilidades, conocimientos, experiencia y adecuación para el puesto requerido, independientemente de su género. Aunque esto pueda parecer indiscutible, por desgracia muchas organizaciones no lo han puesto en práctica. Por tanto, hay que trabajar para que las mujeres con talento tengan las mismas oportunidades que los hombres con talento para llegar a puestos de responsabilidad. Muchas veces, al menos en las organizaciones para las que he trabajado, las mujeres se han visto obligadas a frenar su carrera al dar prioridad a la maternidad y al cuidado y educación de sus hijos, y esa etapa ha coincidido con los años de mayor desarrollo y despegue de las carreras profesionales de los hombres. Así, con el mismo o mayor talento que sus compañeros, los puestos de más responsabilidad han sido desempeñados normalmente por hombres.

Respecto a lo que no se debe hacer, es incorporar personas a puestos de responsabilidad en función de su género, sin tener en cuenta el talento. Creo que ello, que ha ocurrido en algunos casos que conozco, redunda en perjuicio de esta iniciativa.

Quizá una de las soluciones a este tema pase por que se llegue a compartir realmente la educación y el cuidado de los hijos con el hombre y que no tenga que ser siempre la mujer la que sacrifique su carrera profesional por este motivo. Pero esto tendría que pasar por modificar las normas sociales desde la base, concienciar al hombre y a la sociedad en general y cambiar la propia percepción de la mujer sobre la responsabilidad maternal y el cuidado y la educación de los hijos

 

P Te has asociado a EJE&CON, ¿qué te aporta esta organización?

J.M. Soy socio de EJE&CON desde el año 2018. Cuando conocí la existencia de la Asociación, me invitaron a hacerme socio y acepté inmediatamente. Me pareció una iniciativa necesaria, interesante y útil. Coincidió, además, que en ese momento estábamos interesados en buscar candidatas para formar parte del Consejo de Administración del Banco y EJE&CON podía ayudarnos a encontrar el talento requerido. En estos dos años he asistido a varias sesiones organizadas por la Asociación y me han aportado conocimientos y diferentes puntos de vista sobre el talento sin género. Me parece una organización muy dinámica.

 

FUTURO

P ¿Cuál es tu visión del futuro de la mujer en puestos de alta dirección?

J.M. No tengo duda de que la presencia de la mujer en la alta dirección de las empresas y en sus órganos de gobierno se va a incrementar en el futuro. Pienso que hay demasiado talento sin aprovechar y que la presencia de la mujer en estos puestos debe converger con el peso demográfico que tiene en la sociedad. No creo que vaya a ser un camino fácil ni corto, y que pasa por una concienciación y un cambio de mentalidad sobre el papel de la mujer en la sociedad para aprovechar su talento inherente en la generación de valor en las organizaciones. Ello pasa por que los poderes públicos tengan un papel dinamizador para remover los obstáculos que dificultan el aprovechamiento del talento de la mujer por la sociedad.

 

P Seguro que tienes alguna frase de cabecera con la que te identificas en términos de liderazgo y talento ¿La podrías compartir?

J.M. Hay multitud de frases célebres referidas al liderazgo y el talento. Yo me quedaría con dos, ambas pronunciadas hace ya muchos años. Una de Napoleón Bonaparte, que define al líder como un repartidor de esperanza y otra del que fuera uno de los primeros presidentes de los Estados Unidos, John Quincy Adams, que dijo: “si tus acciones inspiran a los demás a soñar más, aprender más, hacer más y llegar a ser más, eres un líder”.

 

Gracias Javier por ser parte del equipo EJE&CON, que tenemos como misión potenciar el papel de las mujeres en puestos de directivos y de consejo y defender el talento sin genero en nuestras organizaciones.

 


Comparte esta historia: