Comparte esta historia:

Continuando con el ciclo de entrevistas EngageMEN con ejecutivos y consejeros hombres que impulsan y apoyan el talento sin género en las empresas, hoy tenemos el placer de conversar con Jaime de Jaraíz Lozano, Presidente y CEO en LG Electronics España. Jaime fue uno de los primeros hombres en ser socio de EJE&CON y comprometerse con sus objetivos.

 

Pregunta: Buenos días Jaime, para conocerte mejor ¿cómo te presentarías? ¿cuál es tú “elevator pitch” profesional?, y ¿el personal?

Respuesta. Soy una persona fundamentalmente normal que intenta siempre dar el máximo de lo que tengo con pasión. Me gustan las personas y creo que son la base del éxito o fracaso de cualquier empresa, les escucho mucho, sobre todo a las bases. Practico muchos deportes pero, especialmente, el tenis y los deportes de motor. Soy muy orgulloso de mis orígenes extremeños: no nací allí, pero soy extremeño de familia, de corazón y de nombre (Jaraíz de la Vera). Además, soy muy luchador y perseverante, y me encanta competir. Defensor de la tecnología que conecta, que sirve y ayuda a las personas; tecnología con sentido, y con valores. Dirijo un grupo de personas normales que son capaces de hacer cosas extraordinarias y que hacen la vida de los consumidores mejor.

 

P Cuéntanos la posición que ocupas actualmente, ¿cuáles son tus principales responsabilidades?

R. Soy Presidente y CEO de LG España y Portugal; único representante no coreano a nivel corporativo. Estoy enfocado en hacer de las operaciones en Iberia un referente para exportar talento Ibérico a otros países y reforzar la dirección local en el resto del mundo; impulsar cambios y dinámicas internamente (entre ellas, las de igualdad de género y fomento de la diversidad, junto a las de medioambiente, que he tomado como reto personal).

 

P ¿Cuáles piensas que han sido los logros profesionales que te han traído hasta tu “yo actual”? ¿De qué te sientes especialmente orgulloso? ¿Qué actuaciones profesionales del pasado te plantearías de distinta forma?

R. A mi yo actual, me han traído los retos por los que he pasado, he tenido la suerte de experimentar el fracaso y también el éxito y haber sobrevivido a ambos… Haría muchas cosas de diferente manera, pero no estoy seguro de que me hubieran llevado mejor hasta aquí, se aprende mucho más de los errores que de los aciertos.

 

P ¿Cuáles crees que son las características que ha de tener un verdadero líder?

R. Sentido común, compromiso, humildad, generosidad, tener mano izquierda y ser capaz de comunicar con pasión. Tengo una máxima en la que creo firmemente y que mi experiencia me ha demostrado que es totalmente cierta y es que la gente recibe el doble de lo que da, si das bueno, recibes el doble de bueno y, si das malo, recibes el doble de malo y la ola siempre te acaba alcanzando. Así que céntrate en dar todo lo bueno que tengas y recibirás una gran recompensa.

 

P ¿Quiénes han sido para ti las personas que más te han inspirado en tu carrera? ¿Tienes ejemplos? ¿Qué te han aportado?

R. Mis padres al haberme aportado los valores necesarios para poder desarrollarme al máximo. Me enseñaron a intentar siempre ser lo mejor que uno puede llegar a ser, a ser consciente de mis fortalezas y debilidades, a ser humilde y generoso. Y desde el punto de vista profesional, Javier Robles de Danone, solo coincidí con él una vez en una cena recién entrado en Danone (yo tenia 26 años) y me marcaron sus palabras, su humildad, espíritu de servicio, su visión de la responsabilidad, etc.  Un crack.

 

P Si hablamos de futuro, ¿cómo ves el papel de las mujeres en la alta dirección? ¿Y en los órganos de gobierno?

R. Pues sinceramente yo no veo distinción entre géneros, solo me fijo en el talento y en la personalidad, así que en el futuro próximo seguro que tendremos en puestos de dirección a los mejores y mas talentosos profesionales independientemente de si son hombre o mujeres, así debe de ser. Pero hay que reconocer que está visión no está todavía interiorizada por el 100% de la población con lo que hay que ayudar y forzar para que ocurra. La diversidad de género a todos los niveles organizativos sólo puede enriquecer a las empresas y mejorar la toma de decisiones.

En el sector tecnológico hay grandes ejemplos y referentes: Helena Herrero, Presidenta de HP; Fuencisla Cremades, Google; Pilar López, Microsoft; Rosa García y Nerea Torres, Siemens… están dejando huella en su gestión y están ayudando a que la visión de una dirección basada en el talento sin genero sea realidad. ¡Muy bien!

 

P ¿Qué piensas que se debe hacer y qué no se debe hacer para que el talento sea reconocido con independencia del género?

R. Hacerlo de verdad. Nosotros, como he dicho, no nos fijamos en la diferencia entre géneros solo en el talento y en los valores que tenga esa determinada persona. Tenemos 15 nacionalidades distintas en la empresa y no sé cuales son ni me importa, son personas, cada una con sus fortalezas y con sus debilidades, y cada una con su género. En LG hemos sido de los primeros en impulsar el Curriculum Ciego dentro de nuestro programa de Talento sin Género y, en los últimos 4 años, hemos incorporado un 52% de mujeres y un 48% de hombres intentando siempre premiar el talento y el mérito profesional, no el género (un modelo de evaluación por meritocracia). Hay que ser conscientes de que hay que ayudar a la conciliación profesional y personal y que cada persona es especial y diferente. En LG, hemos cubierto y hecho realidad esta necesidad, como muestra del compromiso con nuestros empleados.

 

P ¿Qué pedirías a una asociación como EJE&CON para asociarte?

R. Nada, ya soy socio, de hecho, uno de los primeros, me parece que están haciendo un gran trabajo que va calando de una forma cada vez mas rápida y efectiva.

 

P ¿Dónde te ves en 5 años? ¿Qué te llevará allí?

R. Ni idea, nunca he planificado mi vida, la vida me ha ido llevando y siempre he intentado sacar lo mejor de lo que me ha dado. Espero centrarme en lo que tenga y hacerlo a tope.

 

Muchas gracias Jaime por esta entrevista y por tu compromiso con EJE&CON y con el talento sin género.

 

 


Comparte esta historia: